Acompañamiento en el proceso de jubilación


Una necesidad

Jubilarse constituye uno de los principales cambios en la vida de una persona. Incide en  los hábitos, en las expectativas, en la autovaloración, en el modo de relacionarse con los demás, entre otros muchos aspectos. Emerge, de pronto, un tiempo libre que puede convertirse en factor de deterioro o de crecimiento personal.

Habitualmente pensamos en la pasividad sólo en términos materiales, especialemnte en su faz económica. Aunque importante, ésta no constituye el aspecto central. Es necesario concebir esta etapa en todas su dimensiones de modo que permita desarrollar una existencia plena y satisfactoria.

Una contribución

Lograr una vida plena durante la pasividad siempre depende, en última instancia, de las decisiones que tome cada persona. En esto no hay fórmulas magicas. No obstante, siempe es bueno contar con ayuda de los demás, especialmente si éstos son técnicos especializados.

Por este motivo, el Directorio recurrió a los servicio de un equipo de profesionales coordinados por el Lic. Ricardo Alberti, sociólogo especializado en Gerontología y de amplia trayectoria en la materia. Retomando una experiencia realizada años atrás, entre el 26 de junio y el 24 de julio de 2012 se llevaron a cabo las Jornadas de Acompañamiento al proceso jubilatorio.

Se abordaron los siguientes temas:

  • “Sociedad en Cambio; El Proceso Jubilatorio”, Lic. Ricardo Alberti (Sociólogo,  Master en Gerontología Social).
  • “Entre letras y memorias”, Psic. Prof. Dinorah Beitler (Psicóloga y profesora de Literatura).
  • “Conductas que mejoran y mantienen la buena salud”, Dr. Delmar Rodríguez (Médico Gerontólogo).
  • “Sentido de Vida. Situación Psicológica”, Lic. Julio Condado (Psicólogo Esp. en Análisis Existencial  en Logoterapia).
  • “La ilusión audiovisual: Pautas para una “lectura integral del cine”, Lic. Ítalo Fernández (Ciencias de la Comunicación, especialización en Cine).
  • “Acompañamiento a un 2do. Proyecto de Vida” y evaluacion final, Lic. Ricardo Alberti.

La actividad fue gratuita y contó con 25 participantes convocados entre los recientemente jubilados y quienes habían iniciado el trámite para la pasividad. Concurrieron afiliados y cónyuges de Montevideo y del interior del país. En este último caso, la Caja se hizo cargo de los gastos de traslado.